miércoles, 18 de diciembre de 2013

Si no hay amor...

"Si alguien me asegurara que lo nuestro es auténtico amor, sentiría un alivio tan grande que me postraría a sus pies. Y si no lo fuera, si se tratase de algo pasajero, yo desearía seguir durmiendo como ahora y no querría volver a oír jamás el timbre del teléfono. Querría que me dejaran sola inmediatamente."
                                                                                                                Banana Yoshimoto, Sueño profundo

Era la anteúltima noche del año, comíamos con mi amiga -la chica dada- y me oí decir algo que me tomó por sorpresa. Sonó a sentencia. Le confesé que para mí el tiempo de aventuras breves ya había sido historia, que por primera vez sentía la imperiosa necesidad de lo auténtico. Sí, usé esa palabra. En materia de amor ya era hora de darle lugar a algo tangible, a algo humano. Era momento de dejar de perder el tiempo con esa gente que lo único que hacía era escatimar cariño. Había llegado el día en que sólo invertiría energía en aquello que se brindara con autenticidad. Basta de caretas, de negociación, de especulación sacada del patético manual de moda. Si había que  bancársela sola, así sería.
Hoy, casi un año después, abro el libro y en la tercera página leo la frase. Enseguida me vino a la mente esa noche, esa amiga, esa vereda. Hoy estoy convencida de que valió la pena la decisión. La energía mal gastada no lleva a nada. 
Si no hay amor... que no haya nada entonces.

3 comentarios: