martes, 27 de agosto de 2013

Teoría y práctica

Harald Weinrich escribió sobre los tiempos de la narración y del comentario. Distinguió qué tiempos verbales se utilizan en el discurso cotidiano (mundo comentado) y cuáles en el ficcional (mundo narrado). Dentro de la narración exponía la diferencia entre el Pretérito Imperfecto (cantaba) y el Pretérito Perfecto Simple (cantó). Observaba que el primero era un tiempo que servía como decorado, para enmarcar las situaciones principales (Los pájaros cantaban sobre las ramas, y la fronda tocaba una música como de anís), y el segundo representaba el tiempo de los hechos puntuales y principales, del primer plano, aquellos que hacían que la historia se desarrollara, siguiera, se activara (De repente, algo se vislumbró en el cielo, todo se quedó quieto y esperó). Hoy recordé toda esta teoría, cuando intenté encontrar un paralelo de lo que sucede cuando algo se termina. Los finales nunca son fáciles, para nadie supongo. Y hoy palpé el final, y tiene la textura de cuando vos y yo ya nos hablamos como le hablaríamos a cualquiera, cuando en nuestra mirada no vemos nada propio, cuando dejamos de ser únicos. El final es el final cuando ese otro que siempre apareció en colores, ahora se funde en el blanco y negro de la masa amorfa del resto. Cuando ya es uno más, como cualquier otro. Recién hoy pude reconocer que dejamos de estar en pretérito perfecto simple, dejamos de ser el motor que hacía avanzar la historia, para convertirnos indefectiblemente en un pretérito imperfecto, ese telón de fondo que se va fundiendo con el pasado.

6 comentarios:

  1. aquí estoy... leyendo... llorando... llorando y leyendo. Gracias por el espacio...

    ResponderEliminar
  2. Sí... estoy bastante lacrimosa parece, hasta los post no lacrimosos resultan lacrimosos. Gracias por pasarte y leer.

    ResponderEliminar
  3. El aspecto (al menos verbal) del final siempre es "perfecto": conclusivo en sí mismo, acabado. Ay, querida.

    ResponderEliminar
  4. Fiamma querida, me encantó la salvedad del paréntesis... muy cierta por cierto, mejor no hablar del otro aspecto que queda una vez que el final se ha hecho presente. Mil besos.

    ResponderEliminar
  5. Muchacha, habiendo leido y padecido tantos relatos por ahí.... tengo que decir, que me gusta tu blog :) Slds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: muchas gracias por tu comentario, es lindo recibir un guiño y saber que hay alguien ahí leyendo. Te invito a sumarte a los seguidores o continuar leyendo de ese otro lado. Mil gracias, saludos.

      Eliminar